Breve y online

475

Un puñado de piezas del teatro breve apuestan por su versión en pandemia

Por Miguel Passarini (Fotos: Guillermo Turin Bootello/ Comunicación Secretaría de Cultura)

Con el ciclo Microteatro en la Raíz, Rosario se probaba en noviembre del año pasado, y más allá de algunas experiencias previas, con las poéticas breves y emergentes, de quince minutos de duración y para quince espectadores como máximo, que unos años antes habían acaparado la atención de las y los creadores europeos y que en Buenos Aires ya tenían algunas experiencias exitosas.


Fue así que de manera ininterrumpida y con una temática mensual, el ciclo programado en principio hasta fines de abril, dejó a mediados de marzo el deseo trunco de dar continuidad, incluso a lo largo del año y quizás con otras estrategias dramáticas y espaciales, a una propuesta que se desarrolló en la Galería de Arte La Raíz, en el corazón de Pichincha, y por la que pasaron cerca de cien artistas locales y más de cuatro mil espectadores, que compartían los fines de semana tres propuestas del teatro breve, tapas, tragos y encuentros con amigos.

Pero la pandemia que detuvo al mundo, en los últimos meses también detuvo el ciclo que este jueves regresará, aunque con otro formato y en otro espacio. Será desde el escenario del Teatro Municipal La Comedia, con cuatro obras breves cada jueves, a lo largo de todo agosto, y para ver vía streaming, con entrada a la gorra virtual.

“Estábamos extrañando el teatro, viendo cómo hacíamos para sobrevivir tanto emocional como económicamente cuando nos llegó la propuesta de la Secretaria de Cultura y La Comedia para poder hacer el registro de los microteatros que habían pasado en el verano por La Raíz”, dijo a El Ciudadano, a modo de adelanto, la actriz, dramaturga y directora Romina Tamburello quien tiene a cargo la producción y dirección del ciclo junto a su colega Juan Nemirovsky.

“Por el ciclo de La Raíz, que nucleó a más de cien artistas locales, pasaron como espectadores Sebastián D’Addario (director del teatro La Comedia) y Federico Valentini (Subsecretario de Cultura municipal), y de ellos surgió la idea de poder poner estos formatos breves en pantalla en esta época en la que no se puede volver al teatro presencial. Fue entonces que junto con Juan nos pusimos a pensar qué era lo que nos molestaba en general del teatro filmado, y nos dimos cuenta que, cuando filmamos nuestras obras, lo hacemos a una cámara en un registro para festivales”, dijo Tamburello en relación con los registros a toma fija y plano único. Y respecto de esta nueva decisión estética, completó: “Fue entonces que diagramamos un sistema de rodaje en el que estuvo involucrada la UNR, para poder filmar a dos cámaras con diferentes valores de plano, un proceso en el que contamos con el talento y la solidaridad de Ramiro Ortega, Nicolás Tomé y Leandro Piombo; mostrando tres sectores diferentes del teatro: escenario con fondo de butacas, escenario con fondo de pared y hall. De esa manera también se retrataba desde la imagen el suceso del teatro vacío esperando la vuelta del público”.

Nuevos registros

“Una de las problemáticas que nos planteamos, y que creo es general en toda la comunidad, es este paso de lo teatral a lo audiovisual; pero al mismo tiempo también pensamos que ésta etapa no elegida podía inaugurar alguna especie de teatro audiovisual, por nombrarlo de alguna manera, a partir de la cual podamos escaparnos de la lógica del teatro filmado que todos conocemos, con la cámara fija y un plano general que siempre es un producto muy débil en términos de imagen”, dijo a su tiempo Nemirovsky. Y detalló: “A partir de esta convocatoria decidimos hacer el registro a dos cámaras, una con un plano general y la otra jugando con otros valores de planos más cercanos que da un resultado más dinámico en la edición, al tiempo que también hubo algunas adaptaciones en relación con poder mantener el distanciamiento social dentro de la ficción, entre los personajes”.

“Se filmó en cuatro jornadas apretadas en donde todos los elencos que participaron pusieron la mejor de las voluntades y un profesionalismo que hicieron que eso avance, también el equipo técnico trabajó sin pausa al igual que el personal técnico del teatro que nos acompañó en todo momento. De esa manera se sacaron adelante las catorce obras del Microteatro que se van a estrenar de a cuatro los jueves de todo el mes”, sumó Tamburello. Y completó: “A diferencia del streaming que se viene haciendo, este formato es una mixtura entre el falso vivo y una pequeña pieza audiovisual que nos parece una manera más de acercarnos a esto que hacemos y extrañamos con locura. Sabemos que no es teatro, de hecho cuando me tocó actuar sin la proximidad del público, fue raro y durísimo pero también pensamos que es una manera de hacerle frente a esta nueva época de desconcierto y desolación que estamos viviendo”.

“También necesitamos una adaptación en relación con el registro actoral dado que el registro audiovisual demanda una reducción de la gestualidad del actor o la actriz; y en relación con los tiempos, el resultado es un híbrido entre los dos lenguajes porque está esa actuación fluida como en una obra de teatro a partir de la acción y de actuar de corrido las obras, pero se necesitó mucha pericia de parte del camarógrafo que fue siguiendo a los actores para ir encontrando los planos que íbamos a necesitar a la hora de editar”, completó el actor y director, quien dijo que extrañamente los materiales resultaron sin proponérselo de antemano muy aptos para este tiempo de streaming y protocolos por el coronavirus.

“Son obras breves, con pocos personajes, muy aptas para este lenguaje. Y también sin querer ese teatro vacío que por momentos se vuelve escenografía, termina siendo una metáfora del momento que estamos viviendo, un tiempo que nos genera una gran tristeza por tener las salas cerradas pero nos obliga a encontrar formas de trabajo para poder seguir adelante, construyendo cultura”, dijo Nemirovsky finalmente.

Las que abren

Este jueves desde las 20 y para público adulto, serán de la partida La intervención de los hermanos Tomblinson, con las actuaciones de Mumo Oviedo y Macu Mascia, y dramaturgia y dirección de Romina Tamburello. Los hermanos María y Lenin heredan una galería de arte en quiebra. Desesperados y sin talento intentan una disparatada aventura comercial. Gorra virtual CBU: Romina Tamburello 00700757 30004042501137.

En Desconectados en Navidad actúan Inés Plebani, Mariano Raimondi, Santiago Banegas, con dramaturgia de Plebani y dirección de Federico Piazza. Como cada Navidad, Claudia y Osvaldo intentarán comunicarse con su hijo aunque quizás no lo logren una vez más. Gorra virtual CBU Federico Piazza 0650020702000099503967.

La que sigue es Andan en el sótano, donde actúan Marzia Echenique y Carolina Boetti, bajo la dirección de Dana Maiorano, con dramaturgia de Federico Aicardi. Dos hermanas; a partir de un accidente una depende de la otra. No es fácil el encierro, hay necesidades, hay caprichos, y la paciencia se agota. Gorra virtual CBU: Carolina Boetti 3300000620000309512000.

En Construir un paisaje posible, la última de este jueves, actúan y dirigen Laura Copello y Felipe Haidar, también autores del texto. Ele, efe y la autopista. Una historia de encuentros o desencuentros; el espectador decide. Gorra virtual CBU: Felipe Haidar  CBU 1430001713002652070017.

Para agendar

El ciclo Microteatro de La Raíz en La Comedia comenzará este jueves a las 20 y se podrá seguir a través del canal YouTube del teatro, incluso desde su página web https://teatrolacomedia.gob.ar/, donde quedarán colgadas las obras luego del estreno. Para cada obra estará disponible el sistema de gorra virtual con una  transferencia bancaria, o bien con tarjeta de crédito por el sistema www.1000tickets.com.ar.

El Ciudadano

También podría gustarte