Los musicos del puerto

290

¡CHIM PUM, CALLAO Y MÚSICA!

Por María Luz Creivoisier

Cualquier tarde, cuando el mar juega entre las rocas, florecen pequeñas olas en el puerto y un sol sobre el mar se pierde dentro de las siluetas de los barcos atracados al olvido; en medio de esa escena siempre aparece alguna melodía que suele acompañar esta estampa chalaca, sea la que fuere, porque en el Callao quien no ama la música, no es de allí.

Es imposible caminar por Constitución, Saénz Peña, Independencia, Libertad, La Mar, sin ser sorprendido por una salsa bien caliente como antes lo fue con las voces de Bienvenido Granda o Daniel Santos, dos de los íconos de esa Sonora que hizo suyo el puerto, con boleros y guarachas que transformaron sus noches en una constante serenata de ritmo y romance. Unida a esta tradición Matancera, la música criolla reina desde siempre, pues el criollismo es parte de la psicología porteña y ninguna expresión venida de fuera puede quitarle el cetro que alcanzó allí.

Es que el primer puerto nacional, convertido en Región por voluntad de sus habitantes y primigenio asentamiento de la dinastía yschma, perteneciente a la cultura Lima; es eso, música y poesía, entrelazada con la pasión por el Boys, aunque la violencia lamentablemente esté enraizada en calles como Castilla, Loreto, Tacna, prolongación Gálvez, maltratando su fisonomía en la que alguna vez triunfó la historia.

Para acercarnos a la médula de su música, conversamos con el editor, poeta y compositor Mario Aragón Urquiza (Callao, 1975) quién además de rescatar historias y leyendas de ese puerto, está involucrado en la tradición musical con un álbum propio.

Paralela a su labor de editor con diversos y novedosos títulos así Pepito Saltarín y el pequeño Enzo, Miradas de la calle, Dios el mar y ella, Relatos fantasmales del Callao y otros; sacó a luz la historia de un inmortal salsero que llegó un día a nuestro puerto, para convertirse en señor de sus calles y barrios. El libro en mención, Un jibarito y el Callao, breve imagen de Héctor Lavoe fue editado el 2010 por la dupla editora Gómez y Aragón.

Entre sus composiciones rescatamos:

Salsa: Máquina de 2, Nadar y Soñar, Una Salsa para Mamá, Navidad mi gente, Año Nuevo, Año Viejo, entre otras.

Música Criolla: Lloró (vals), Te Libero Amor (vals), Angélica, Angelical (vals)Sin Zapatos (festejo), Miseria (Landó), Prisionero de la Libertad (marinera), Callao te quiero (polka).

Cumbias: Compadre es Navidad, Caída.

¿Desde cuándo compones y qué tipo de canciones? ¿Parten desde la creatividad de tus poemas?

La primera composición musical grabada fue en el 2016, con  el tema “Máquina de Dos”, interpretada por la Caro Band de Cuba. Lo hice a lo grande. Esa canción está basada en mi poemario “Crónicas de Amor para Doña Bella y su Poeta”(2012). Entre los géneros musicales que  he grabado se encuentra la Salsa, Cumbia, Vals Criollo, Festejo, Marinera, Tondero, Lando, Bolero, Son Montuno, Guajira, etc.

Muchas de mis canciones son producto del rescate de mis antiguos poemas.

Ingresando al mundo musical del primer puerto, descubrimos que existen soneros y grupos con mucha calidad. ¿Son valorados como corresponde?  ¿invitados a festivales o grandes conciertos a nivel nacional? ¿Cómo los recibe la crítica y a quienes reconoce?

Callao es cuna de excelentes intérpretes y compositores con un talento musical excepcional. Pero creo que no basta solo el talento, sino un trabajo constante además originalidad. Me parece que muchos se han olvidado de lo último. La crítica de la salsa en el Perú es pésima y poca constructiva. Siempre lo resumen es esta Frase: “LO MALO SE DESTRUYE HASTA DESAPARECERLO Y LO BUENO SE IGNORA HASTA QUE SEA OLVIDADO”.

Mario Aragón Urquiza y Rubén Blades.

Haciendo un flashback en la historia musical del Callao, descubrimos que fueron diversos los géneros que se instalaron en esta Región. El tango, Sonora Matancera —que no ha perdido vigencia, al menos entre los viejos cultores— el mambo, la Nueva Ola —que tuvo mucha fuerza—hasta llegar a la salsa que se coronó con Héctor Lavoe. En estos espacios, ¿qué grupos y qué intérpretes destacaron?

Bueno escribir sobre el talento musical en el Callao es muy amplio. Te hago un pequeño resumen: En la música Clásica tenemos al primer gran tenor nacional Alejandro Granda Relayza; el compositor Alfonso de Silva Santisteban y la gran Yma Súmac. Música Criolla, los compositores Eduardo Márquez Talledo, Manuel “El Chato” Raygada, Francisco Quiroz Tafur. En el Canto: Rómulo Varillas, Rosa Gutiérrez” Fetiche”, Delia Vallejo y la más grande figura de nuestra Música Don Óscar Avilés Arcos. En el Bolero al  genial Lucho Barrios, lo mismo que  Iván Cruz. En Salsa: Antonio Cartagena, Willy Rivera, Laura Mau, Walthiño Andrade, Chaqueta Piaggio, Eugenio Chávez, Amy Gutiérrez, Popeye Villarán, Shanney Hurtado, etc. Y Orquestas como: La Progresiva, Hit Parade Latino, El Combo Espectáculo Creación, La Clave,   Zaperoko, K-Llao Salsa. En el Rock Pedro Suárez Vertiz, Salim Vera, Marcello Motta, Juan Carlos Baglietto. Y así podemos seguir en diferentes géneros y ojo queda en el tintero más artistas en cada género mencionados.

Indudablemente la Salsa conquistó barrios, calles y transformó la vida chalaca, arrastrando con   su sentimiento a los intérpretes y conjuntos más jóvenes. Cómo ha ido creciendo en los últimos años?. Deben tener ya un buen número de grabaciones en CD y Mp3.

Siempre vamos a encontrar talentos musicales en el Callao gente nueva con gran proyección como ya antes mencioné a Amy Gutiérrez, Zaperoko, K- llao Salsa, Los Hermanos con Sabor, Son D’  Kalibre, El Jibarito Chalaco, Brunella Torpoco, Jeison Manuel, Michell  Castillo, La Sonerita chalaca,  André Grados, Mayela, entre otros que trabajan muy bien, lo suyo.

Uno de los captados fuiste tú, pues varias de tus composiciones siguen esa tendencia e incluso hiciste un programa con mucha sintonía, Salsa en la Otra Esquina, que tuvo una excelente sintonía y duración. ¿No existe el proyecto de resucitarlo dado que fue creado de manera virtual?

Me encantaría, pero yo financio todos mis trabajos creativos. El hacerlo es dejar de lado libros y música que ya los tengo proyectados. Pero quizás algún día.

Conozco tu trayectoria como compositor hace años y he tenido el gusto de escuchar y ver algunos de los videos que lanzaste por Youtube, sin embargo, ¿por qué aún no las has recopilado en un CD? ¿Es muy costoso, muy complicado?

Todos mis trabajos musicales están  subidos a las plataformas virtuales. Nunca saqué en CD por falta de tiempo. Estuve abocado a un problema familiar y luego cuando tuve tiempo llegó este virus para cambiarlo todo.

Volviendo al campo de los intérpretes, tomo el nombre de los Cartagena como ejemplo de trabajo constante y serio. Antonio Cartagena parece tiene la idea de extenderse en una dinastía, pues está grabando junto a su hijo. ¿Qué grupos y qué otros intérpretes destacan?

Antonio Cartagena es un gran referente de nuestra música y creo que en nuestra patria no se le da el verdadero reconocimiento. De grupos y nombres, hablé líneas arriba en esta entrevista. Tiene más de 12 temas que son éxito en todas las épocas. Y en la salsa es reconocido internacionalmente, lo comprobé personalmente en Colombia y República Dominicana. Tengo que confesar que una de las orquestas que más me encanta es la Segovia de Trujillo. Tiene un sonido único y una proyección internacional innata, con un líder que lucha día a día para buscar lo mejor para su orquesta. Me encanta que exista toda una generación de Mujeres que han tomado con justicia el mundo de la Salsa en el Perú y que tiene repercusión en el mundo entero los casos de Daniela Darcourt, Yahaira Plasencia, Amy Gutiérrez, Son Tentación que vienen de un camino trazado desde los años 80’s con la gran Laura Mau.

¿Cómo asumieron el reto de la pandemia? ¿Están realizando presentaciones en Zoom?

Uno de los rubros más afectados en esta pandemia fue la artística. Los conciertos virtuales han sido un oasis en toda esta época desértica. Pero también he visto la gran creatividad de los artistas para seguir difundiendo su obra. Me da mucha esperanza.

Lima Gris

También podría gustarte