Claribel Alegría gana Premio Reina Sofía

La nicaragüense Claribel Alegría, poeta comprometida y discípula de Juan Ramón Jiménez, fue galardonada hoy con el XXVI Premio Reina Sofía de Poesía Iberoamericana, que conceden la española Universidad de Salamanca y Patrimonio Nacional.

El premio, al que concurrieron 71 candidatos reconoce el conjunto de la obra de un autor vivo que, por su valor literario, constituye una aportación relevante al patrimonio cultural común de Iberoamérica y España.

Miembro de la llamada Generación Comprometida, nacida en Estelí (Nicaragua) en 1924 y residente en El Salvador desde que era una niña, Alegría ha mantenido durante toda su carrera su compromiso con la resistencia no violenta, en contra de los regímenes dictatoriales y de las guerras e injusticias sociales.

María Ángeles Pérez y Selena Millares, que formaron parte del jurado del premio, destacaron la producción literaria de Claribel Alegría en otros géneros como la narrativa y el ensayo, así como en la traducción.

Este premio, destacaron, refrenda el “itinerario de calidad” que ha recorrido a lo largo de estas décadas esta poeta de 93 años, y que ha sido reconocido con varios premios que siguen llegando en estos últimos años, ya que Alegría sigue en activo y publicando.

En su obra ocupa un espacio fundamental su diálogo con la violencia y la muerte, en las que ha tenido que pasar una gran parte de su vida, señalaron. La ausencia es también uno de los temas predominantes en la poesía de esta autora, cuyo marido murió en 1979.

Con su poesía además de luchar contra las dictaduras, las torturas y la injusticia, y a favor de una defensa radical de la libertad, Alegría ha querido también ser testigo de la construcción de la identidad de la mujer, explicaron.

Hija de un médico de origen nicaragüense y madre salvadoreña, Claribel Alegría estudió en Estados Unidos en los años cuarenta, donde contrajo matrimonio con Sarwin J.Flakoll. Conjuntamente firmaron algunos escritos y tradujeron del inglés a Robert Graves, vecino suyo en la española isla de Mallorca.

El matrimonio mantuvo amistad con figuras de las letras hispanoamericanas como Juan Rulfo, Julio Cortázar, Carlos Fuentes o Mario Vargas Llosa.

Alegría publicó su primer libro de poesía, “Anillo de silencio”, en 1948 y desde entonces ha escrito otros 24, así como una decena de novelas.

La escritora, con una trayectoria de siete décadas dedicadas a la poesía, puede ser considerada una “matriarca” de las letras hispanas, según destacó el presidente de Patrimonio Nacional, Alfredo Pérez de Armiñán.

El anterior galardonado, Antonio Colinas, señaló que con el premio concedido hoy se reconoce “una poesía llena de vida” y recalcó que los poetas españoles aprenden siempre de los latinoamericanos y de su riqueza expresiva.

El galardón, considerado el Cervantes de la poesía y dotado con 42.100 euros (46.336 dólares), además de una edición de un poemario antológico del galardonado, fue concedido por un jurado reunido hoy en el Palacio Real de Madrid.

Entre los galardonados en las ediciones más recientes de este Premio Reina Sofía figuran Antonio Colinas (2016), Ida Vitale (2015), María Victoria Atencia (2014), Nuno Júdice (2013), Ernesto Cardenal (2012), Fina García Marruz (2011), Francisco Brines (2010), José Emilio Pacheco (2009), Pablo García Baena (2008), Blanca Varela (2007), Antonio Gamoneda (2006), Juan Gelman (2005) y José Manuel Caballero Bonald (2004).

El premio será entregado por la Reina Sofía durante el último trimestre de este año en una ceremonia en el Palacio Real de Madrid.

Publicado en El Nuevo Diario

Claribel Alegría es la primera mujer que recibe el Premio Reina Sofía en Centroamérica

Claribel Alegría quien recibió este miércoles el Premio Reina Sofía de Poesía Iberoamericana recibe a LA PRENSA en su casa y cuenta cómo recibió la noticia del premio, de sus nuevos libros de poesía y su  vida productiva a los 93 años.

Poeta, ¿cómo se siente al recibir la noticia que ha ganado el XXVI Premio Reina Sofía de Poesía Iberoamericana

Todavía no me pasa el impacto, no me lo esperaba ni sabía cuándo iban a dar el premio ni nada. Eran las cinco de la mañana y estaba profundamente dormida. Fue la enfermera la que recibió la noticia y se esperó un poco antes de dármela y salté de la alegría. No lo creía.

¿Usted es la primera mujer en Centroamérica que lo recibe?

Si, que yo sepa, ninguna otra mujer lo ha recibido todavía en Centroamérica, y me siento muy halagada. Y creo que hay una uruguaya que se llama Ida Vitale que lo recibió, pero en Centroamérica solo yo. Y de varones, Ernesto Cardenal también lo recibió.

¿De cuánto está dotado este premio?

De 40 mil euros.

¿Y cuándo lo recibirá oficialmente?

 Me han llamado de España, de (la universidad) de Salamanca, que entre octubre o noviembre es la entrega del premio.

¿Tiene libros por publicar?

Este mes ha sido maravilloso, además del premio, van a salir dos ediciones de mi último libro: Se acaba de publicar Amor sin fin, es un solo poema largo que (editorial) Visor lo publicó primero en España hace unos tres meses, y ahora en Nicaragua por (editorial) Anama. Y haré la presentación a principios de junio

¿Poemas inéditos?

Sí, pero aún no los publico porque los voy a revisar.

Hace poco cumplió 93 años, ¿cómo se siente?

Estoy viejita, me cuesta caminar, estoy sorda, pero amo la vida.

¿Ha recibido felicitaciones  de sus amigos escritores?

Muchos, de todos lados, este día he recibido por lo menos de veinte escritores, entre ellos Daniel Rodríguez Moya y Fernando Valverde (directivos del Festival Internacional de Poesía de Granada, España), el salvadoreño Jorge Galán, Carlos Fernando Chamorro, Angelita Saballos, de Nicaragua.

Publicado en La Prensa
También podría gustarte