Cerrar las calles con arte en Guatemala

810

Por Edgar Tuy

Muchos movimientos artísticos han surgido por una necesidad de expresar, transmitir pensamientos y creencias socio culturales, el cierre de calles para nosotros es un medio de expresión en donde hacemos incidencia pública y política tomando los espacios que nos pertenecen (en este caso la calle). El cierre pretende sorprender a los espectadores. Suele tener un llamativo mensaje subversivo que critica a la sociedad con la ironía e invita a la lucha social, la lucha y a la reflexión.

Vivo en Ciudad Peronia desde que tenía 3 años cuando mi familia decidió instalarse en la comunidad. A los 15 años conocí la asociación Peronia Adolescente y comencé a integrarme a ella a través de unos talleres en donde aprendí a bailar break dance. Luego comencé a participar con regularidad en los procesos de formación que la asociación brindaba y que se han mantenido a lo largo de los años para desarrollar algunas habilidades en los integrantes del colectivo.

Me he ido formando a través de la metodología lúdica y en algunas actividades que se realizan dentro y fuera de la comunidad. El cierre de calles es una actividad que se planifica desde principio de año y recuerdo que he estado participando desde el 2012 cuando tomamos los espacios públicos para jugar con los niños, adolescentes y jóvenes de la zona, colonia o barrio, llámenle como quieran.

Cuando hacemos un cierre de calles fuera Ciudad Peronia buscamos conocer las problemáticas que enfrentan los jóvenes en otras comunidades en sus distintas formas y cómo éstas se asemejan o diferencian de las que nosotros enfrentamos en nuestra comunidad, buscamos encontrar juntos soluciones y plantear propuestas para vivir mejor. La idea es poder socializar y decir acá estamos y el arte es una herramienta de transformación social que podemos usar los adolescentes y jóvenes. Cuando el cierre se hace en nuestra comunidad buscamos integrarnos con las familias.

Durante los cierres de calles que se han venido realizando me he dado cuenta y me han servido para integrarme con más jóvenes y decirles que el arte es un medio para el cambio social, que lo puedo usar yo y lo podés usar vos, el arte no discrimina las edades.

Este año realizamos dos cierres de calles. Uno lo hicimos fuera de Peronia, con la gente del albergue que se instaló luego de lo sucedido en El Cambray II y el otro dentro de nuestra comunidad. La alegría y las sonrisas de los niños te llenan el alma. El cierre es una de las maneras en que decidimos manifestarnos y decir aquí estamos, somos la juventud, somos una nueva generación que quiere reír, jugar y ser feliz en espacios libres de violencia.

Publicado por La Hora
También podría gustarte