El poeta Willy Gómez Migliario ganó el Festival de La Lira en Cuenca, Ecuador

775

Willy Gómez Migliario fue el ganador de la V Edición Poética del Festival de La Lira que se desarrolló en Cuenca y que agrupó a más de 80 escritores de 13 países. El evento duró una semana y constó además de charlas y encuentros con estudiantes de colegios y fue abierto para el público.

La participación de los escritores superó la del año pasado y el poeta peruano destacó con su obra Construcción Civil, un libro que recoge 10 años de trabajo y para el cual el escritor debió viajar por todo el país, en especial por la región selvática, indagando los problemas existentes.

¿Es cierto que su esposa merece tanto el premio como usted?

La verdad que estoy sorprendido. Llegó la noticia a casa el lunes anterior y fue mi esposa la que recibió la información de parte del director del certamen, Jorge Dávila Vázquez, inmediatamente me llamó al colegio donde trabajo en Lima (Perú) enseñando literatura a jóvenes adolescentes. No pensé que un libro como Construcción Civil pudiera entrar a un premio y fue mi esposa la que lo envió al concurso.

Soy una persona que a veces no puede organizarse de buena forma, soy una persona que no creo mucho en los concursos, sin embargo, mi esposa un día decidió, tras tanta insistencia, lo agarró y lo envió. Definitivamente el premio es para ella.

¿Qué ha significado recibir este premio de la Lira, tomando en cuenta que es el primero en su trayectoria?

Pues tiene mucha importancia, al ser el primer premio que recibo a nivel internacional y el primero en toda mi vida. He escrito 10 libros, allí están 8 de poesía y 2 de investigación en los últimos 15 años.

¿De qué idea surge Construcción Civil?

Construcción Civil nació con la necesidad, digamos, de restablecer la construcción de nuestro país. El Perú pasaba por un proceso, político-interno que asoló y que dejó como saldo 70 mil muertos, entonces el proceso de paz, que fue también otro dolor al que tuve que asistir. Estuve en audiencias, escuchando testimonios, viajando mucho dentro de Perú, incluyendo la selva, conversando con comunidades indígenas y fui recopilando algunas percepciones de la gente para escribir. Por lo tanto, Construcción Civil es, además del lenguaje, que es otro personaje del libro, la reconstrucción del hombre peruano; además, es un canto de vida y de esperanza.

¿Cuánto tiempo le demandó escribirlo?

Pues pienso que alrededor de 10 años, es un libro bastante ambicioso porque también tenía que ver con otro protagonista, que es el lenguaje, el mismo estaba partido y había que utilizar elementos para ir reconstruyendo con las propias experiencias de un escritor. Es un libro que se publicó, pero apenas con 300 ejemplares, porque publicar en Lima-Perú no es fácil. Cuando salió en 2013 tuvo una buena recepción, pero no salió antes de esta fecha fuera de Perú.

¿Ha sido difícil destacar en las letras en Perú o ha recibido apoyo para seguir inspirándose?

Es muy difícil. En Perú no hay premios, tampoco becas, sin embargo, tiene una gran tradición poética. No soy de quejarme de que el Gobierno tiene que brindar un apoyo a los escritores; además, no tiene por qué hacerlo. La poesía en el Perú suele ser clandestina, subversiva, porque esa búsqueda de la verdad devela lo que es la corrupción, devela lo que es la estupidez, el populismo y la ignorancia.

¿A pesar de tener un referente como Vargas Llosa no hay apoyo?

Así es, a pesar de ese referente que tenemos los peruanos.

El premio de La Lira entonces será su motivación para seguir dedicado a lo que más le gusta…

Estoy por publicar un par de libros, uno en Lima y el otro en Chile, pero gracias al premio de la Lira también ahora estoy pensando en México, por eso decía que la trascendencia de este festival es muy importante para todo escritor latinoamericano. Hay un libro que está cerca de publicarse que se llama Viaje de los objetos; y otro que es Procesos de un arte acholado.

Publicado en El Telégrafo
También podría gustarte