Argentina: movilizaciones en contra del cierre de programas culturales y despidos masivos

843

En Contexto: 

Desde su asunción en diciembre de 2015 el gobierno de Mauricio Macri ha desmantelado instituciones y programas públicos de cultura a nivel nacional. Del mismo modo el gobierno de la ciudad de Buenos Aires, del mismo partido que el presidente de la Nación, profundiza la crisis de los teatros públicos, que son parte de la mejor tradición cultural de la capital Argentina. En respuesta a estas políticas los diferentes actores de la cultura se movilizan en todo el país en contra las políticas de ajuste y los despidos de trabajadores.

La cultura ATACA, vigilia por el trabajo

La Asamblea de Trabajadores Autoconvocados de Cultura de la Argentina (ATACA), en consonancia con la jornada de lucha de todos los ministerios por la situación de despidos en el estado nacional, llevaron a cabo ayer una vigilia en Plaza de Mayo.

La #vigiliaXelTrabajo tuvo como principal consigna la defensa de los 65 mil puestos laborales de los contratos que vencen el 31 de marzo.

Concurrieron alrededor de 2500 personas, el escenario estuvo ubicado frente al Cabildo (Av. de Mayo y Bolívar) y duró desde las 20 h a la 1 de la madrugada.

Los artistas que se solidarizaron con la causa y que hicieron sus presentaciones artísticas fueron: Gabo Ferro, Sofía Viola, Villa Diamante y Estacatto. Además hubo proyecciones hechas por el colectivo y una performance “Informe RB (responsabilidad bancaria)” del grupo Informe Capital (Laura Bilbao, Alicia Herrero, Karina Granieri, Ana López, Renata Lozupone) junto con el taller de Prácticas Sonoras Mutantes (Sebastián Rey, Lucía Andreotti y Sandra Soto).

Durante la jornada hubo una radio abierta donde se expresaron trabajadores en conflicto del sector público y privado en lucha como trabajadores del Ministerio de Cultura, de los Museos Nacionales, del Ministerio Justicia, Ministerio de Economía, Ministerio de Trabajo, trabajadores asociados en ATE (Asociación de Trabajadores del Estado), trabajadores del SiPreBA (Sindicato de Prensa de Buenos Aires), del sindicato docente Ademys, entre muchos otros.

Estuvo presente Cachorro Godoy, Secretario General de ATE nacional. Se acercó a dar apoyo a la jornada de lucha, el legislador porteño Patricio del Corro del PTS en el FIT, junto con Natalia Morales (ex candidata a Gobernadora de Jujuy por el FIT) quien fue despedida de la Secretaría de Agricultura Familiar, luego reincorporada y Ana Laura Lastra (INDEC) de la Agrupación Marrón Clasista de ATE . También estuvo presente el diputado porteño Alejandro Bodart del MST-Nueva Izquierda y Luis Zamora de Autodeterminación y Libertad.

Otros de los colectivos que se hicieron presentes fueron Esfera Común, colectivo de producción y pensamiento cultural y político. La Caja Roja, colectivo de ilustradores y artistas de La Izquierda Diario, el Centro de estudiantes del UNA y la juventud del PTS también participaron de la jornada y mandaron adhesiones.

Publicado en La Izquierda Diario

 

Marcha contra el cierre de orquestas

Un grupo de docentes, estudiantes y músicos realizaron este mediodía un concierto frente al Palacio Pizzurno, sede del Ministerio de Educación de la Nación, para reclamar la continuidad del Programa de Orquestas y Coros Infantiles y Juveniles para el Bicentenario.

Los manifestantes pidieron «por la continuidad de todos y cada uno de los 161 coros y 140 orquestas en todas las provincias y municipios» y repudiaron el «vaciamiento del Programa a través de la fragmentación por provincia y la desvinculación del Ministerio Nacional».

Según publicó El Destape, desde la cartera que conduce Esteban Bullrich se confirmó que este programa continuará y que desde la Secretaria de Gestión Educativa «se viene trabajando con las provincias a fin de fortalecer al programa desde el aspecto federal».

El Programa de Orquestas y Coros Infantiles y Juveniles para el Bicentenario está dirigido a niños, niñas y jóvenes que asisten a escuelas ubicadas en zonas de vulnerabilidad social de diversas jurisdicciones del país.

Actualmente, funcionan en el país 140 orquestas y 161 coros que reúnen cerca de 20.000 niños y jóvenes, número que se incrementa año a año, y están localizadas en 295 escuelas primarias y secundarias, casi sin excepción de gestión estatal, según se informó oficialmente.

Publicado en La Política Online

 

PRENDIERON VELAS EN LA PUERTA DEL TEATRO SAN MARTIN

“Estamos velando a un muerto”

Artistas, trabajadores de la cultura y público en general se reunieron para intentar “revivir” ese emblema de la vida porteña que está cerrado desde diciembre y no tiene actividad programada de acá a fin de año.

Un poco en serio, un poco en chiste, la actriz dice a Página/12: “Estamos velando a un muerto”. Podría ser: decenas de personas agrupadas, con caras de tristeza y preocupación, prenden una vela, la dejan en el piso y se corren dando paso al que viene detrás. Algunos están en silencio. Otros, que fueron en grupo, comentan lo triste de la situación. Los que pasan por allí e ignoran lo que ocurre se acercan, preguntan, opinan, sacan fotos. Muchas fotos. Cientos de fotos. Hace tiempo que en la puerta del Teatro San Martín no hay tanta gente. Este año, de hecho, nunca hubo tanta como esta tarde de domingo, en la que artistas, trabajadores de la cultura y público en general se reunieron para intentar “revivir” a ese emblema de la cultura porteña que hace meses (años) agoniza en la avenida de los teatros, la música y la actividad cultural.

La de ayer a la tarde no fue una acción aislada, pero sí una que aunó varios reclamos. Al pedido concreto de políticas culturales para los teatros del Complejo Teatral de Buenos Aires y en especial para el San Martín (cerrado desde diciembre y sin actividad programada para el resto del año), se sumaron reclamos por las boletas de luz con aumento que recibieron las salas independientes, la lentitud en el otorgamiento de subsidios y líneas de fomento para palear las consecuencias del ajuste, los recientes despidos en la Biblioteca Nacional y las acciones de vaciamiento que desde diciembre vienen ocurriendo en el ámbito cultural. También un reclamo, quizás el más enérgico por estos días, que la comunidad viene haciéndole hace semanas al gobierno de la Ciudad: la renuncia “indeclinable e inmediata” del actual ministro de Cultura porteño, Darío Lopérfido, también director artístico del Teatro Colón.

Organizada por el Colectivo de Resistencia Interdisciplinario de Arte (C.R.I.A), surgido en las últimas semanas “frente a la avanzada neoliberal que también se ve en el ámbito cultural”, la acción fue convocada a propósito del Día Mundial del Teatro (que fue justamente ayer) y tuvo por objetivo pedir por un plan cultural para la Ciudad y más específicamente luchar porque se termine con el vaciamiento al Teatro San Martín, que hoy está prácticamente falto de todo contenido y toda actividad. “La idea era hacer una acción poética, sin un discurso político particular, y que cada uno prenda una vela en nombre de lo que crea y quiera”, deslizó a este diario Mónica Santibañes, actriz e integrante de la flamante organización.

Así, desde las 18, distintas personas se fueron juntando en la puerta central del gran teatro público con una vela y un deseo. Como Paola Barrientos, que estuvo desde temprano sentada en el pequeño escalón del edificio, y no se fue hasta que los últimas llamitas se apagaran. “Yo hice Las Criadas en el Alvear en el 2012 y después cerró. A veces pienso que fui yo que hice algo malo”, bromeó la actriz, que estuvo acompañada por su colega Eugenia Alonso, quien también protagonizó en 2014 una de las últimas grandes producciones del San Martín, la obra Almas Ardientes. “Acostumbrarnos a que los teatros estén cerrados me resulta doloroso, así que vine a prender mi vela para decir que no estamos quietos y que no nos parece bien que eso este sucediendo”, aseguró Barrientos.

Al igual que ella, varios artistas (sobre todo actores) de distintos circuitos dijeron presente. Como Roly Serrano, que también prendió su vela, o Claudio Tolcachir, que llegó poco antes del final y afirmó: “Estamos seriamente preocupados por el panorama que se nos presenta y venimos a pedir que haya una política de estado que nos represente o que al menos no nos complique más.” “También a pedir que se vaya nuestro representante en cultura, que tiene una ideología con la cual estamos absolutamente enfrentados y que nos duele y nos da vergüenza. Es intolerable, atrasa y ofende que cualquier persona diga lo que dijo Lopérfido, pero es peor que él sea el ministro de cultura, con quien deberíamos poder dialogar”, sentenció.

Para las próximas semanas, C.R.I.A planea otra concentración en las puertas de la Biblioteca Nacional, en repudio a los 240 despidos a trabajadores que se efectuaron a principios de la semana pasada. Sin fecha confirmada aun, la idea será, nuevamente, la de una acción poética que pida por derechos y ponga sobre la mesa la falta de política cultural. O, mejor dicho, la clara elección de una que parece tender al vaciamiento de actividades, programaciones y significados. Sobre todo de esto último.

Publicado en Página 12

 

Argentina: la poesía no se despide

Alrededor de las 18hs un centenar de personas se hizo presente en la Biblioteca Nacional para reclamar por la reincorporación de los 240 trabajadores despedidos y en contra de las políticas de ajuste que viene llevando el gobierno de Mauricio Macri en distintas áreas culturales.

Con un micrófono abierto, referentes de los trabajadores despedidos hablaron con el público. También hubo un recital de poesía con micrófono abierto que contó con el interés y el respetuoso silencio de los asistentes.

Mientras la poesía y los reclamos se iban sucediendo, cada vez más grupos de personas se iban acercando. En ese sentido, cabe destacar la notoria presencia de jóvenes que se juntaban a escuchar de cerca y armaban carteles con consignas repudiando los despidos.

“No son ñoquis”, “La poesía no se mancha”, “No a los 240 despidos” eran algunos de los carteles que se podían leer al mismo tiempo que mates y abrazos eran repartidos por igual.

Tal como informamos en El Ciudadano, la histórica Biblioteca Nacional dependiente del Ministerio de Cultura y que supo tener a Jorge Luis Borges como su director, despidió a 240 empleados del total de 1000 que tenía la planta laboral.

El pasado viernes 18 un grupo de intelectuales, investigadores, artistas y periodistas, difundieron una carta en la cual advirtieron sobre los posibles despidos y cierre de talleres en la Biblioteca Nacional, e instaron al gobierno a tener “máximo cuidado y precaución en el tratamiento de una institución que, en los últimos años, no solo se orientó a preservar, acrecentar, registrar y difundir la memoria impresa de la Nación sino que a la vez fue un espacio de pluralismo y libertad de pensamiento”.

Cabe recordar que la Biblioteca se encuentra bajo la intervención de Marcos Padilla, quien entró en reemplazo de Horacio González hasta tanto el nuevo director designado, Alberto Manguel, regresara en julio de Estados Unidos para ocupar el cargo. De acuerdo a la carta firmada por los 26 intelectuales, las actividades en la institución se encontraban suspendidas a la espera de la llegada de Manguel.

En tanto, la Asociación de Trabajadores del Estado indicó que hubo irregularidades en los despidos y afirmó: “Nos declaramos en estado de asamblea permanente y estamos en diálogo con los otros dos sindicatos, Upcn y Soeme, para hacer una asamblea conjunta”. A su vez, sostuvieron que los 240 despidos pondrán “en riesgo” las funciones de la Biblioteca.

En este contexto, el exdirector de la biblioteca, el ensayista e intelectual Horacio González, se había pronunciado en contra de los despidos de un cuarto del personal total de la institución, y criticado al Ministro de Modernización Andrés Ibarra.

El prestigioso Noé Jitrik, siguió el mismo camino y expresó: «La Biblioteca ha dejado de ser lo que había sido hasta fines de noviembre del año pasado; sin ideas lo único que se le ocurre a la nueva dirección que balbucea algunas consignas reaccionarias es eliminar lo que le daba carácter y fuerza y echar gente. Su mayor, y triste éxito, sería que algunos solitarios lectores se refugiaran en el silencio de las salas para huir del ruido de las calles, del tedio de sus casas, del miedo a la vejez y, sobre todo, del desafío de saber y de pensar».

Publicado en El Ciudadano
También podría gustarte