Diego Luna y el Corrupcionario

730

Se dice que está extendida por todo México, y lo mismo afecta al ciudadano de a pie que a funcionarios. Ahora, un grupo de activistas se dio a la tarea de plasmarla en un texto ilustrado: el «Corrupcionario», o diccionario de la corrupción.

Términos como «chayote» (soborno para periodistas), «aceitar la mano» (dar dinero a algún servidor público para evitar alguna responsabilidad), «El año de Hidalgo» (último año de la presidencia en el que el lema es robar lo que se pueda), «Clon original» (el producto pirata de la mejor calidad), son algunos términos y palabras de un ingenioso diccionario que busca explorar las distintas formas que puede adquirir la corrupción en el país.

Ilustrado por caricaturistas como Cintia Bolio, Rictus, Patricio Monero, Penné y Ricardo Cucamonga, el «Corrupcionario» cuenta con un prólogo del actor Diego Luna, quien cree que los mexicanos deberían aprender a relacionarse sin necesidad de recurrir a ningún acto de corrupción.

«Estas palabras que son parte de nuestro vocabulario a veces nos terminan casi definiendo, y eso es muy peligroso», dijo Luna a The Associated Press. «Creo que estamos a tiempo de enmendar nuestro corazón, enmendarnos por dentro, recomponernos y aprender a relacionarnos desde otro lugar».

Los caricaturistas y Luna aportaron su trabajo de manera gratuita para el proyecto.

El libro también incluye menciones a casos emblemáticos de irregularidades en México, como el de la Estela de Luz, un monumento por el bicentenario de la independencia del país que costó ocho veces lo presupuestado. También se hacen referencias a la desaparición en 2014 de 43 estudiantes de la Escuela Normal Rural de Ayotzinapa, que mostró los nexos de autoridades locales con el crimen organizado.

Para su elaboración, la organización ciudadana Opciona efectuó 16 grupos de enfoque, una encuesta nacional, una etnografía y un análisis de gabinete a bibliografía relacionada.

«Dijimos ‘ya encontramos cómo vivimos los mexicanos la corrupción, ahora ¿cómo le hacemos para que no se queden en papers (artículos) de trabajo académicos archivados y lo podamos comunicar muy bien»’, dijo el presidente de Opciona, Alejandro Legorreta.

«Vimos que la comedia es una manera de comunicar muy importante y nos permite entrar a temas que no necesariamente son cómodos», añadió.

De acuerdo con datos presentados en 2015 por el Instituto Mexicano para la Competitividad, un centro de investigación, la corrupción genera cada año pérdidas estimadas entre el 2% y el 10% del PIB de México y todos los años se registran más de 200 millones de pequeños actos de corrupción mientras que los mexicanos dan 32.000 millones de pesos (unos 1.645 millones de dólares) en sobornos.

El «Corrupcionario», que también cuenta con una página de internet, está dividido en tres partes: la primera trata de La corrupción de Ellos, o la clase política y las altas esferas del poder; la segunda de La corrupción de Nosotros, la corrupción de los ciudadanos; y la tercera de La corrupción de Todos.

«Entendimos a partir de este análisis que no todos los mexicanos vivimos igual la corrupción, depende muchísimo del extracto socioeconómico al cual perteneces cómo vives la corrupción», dijo Legorreta

«No es lo mismo los 500 pesos de moche que da una señora para que le den las medicinas en el IMSS (Seguro Social), que el gobernador que desfalca a un estado por 2.000 millones de pesos», añadió.

Para Luna, «no es igual de dañina la corrupción que se da en realidades donde además hoy es la única forma de sobrevivir, y porque no hay otra opción, pero al aceptar eso también hay que aceptar que eso ha generado una relajación en el juicio que hacemos hacia nosotros mismos»

Durante una conferencia de prensa realizada tras la entrevista, el actor reconoció que en su caso ha vivido la corrupción por «la impunidad que da la fama».

Por ejemplo, dijo, «las puertas que se abren con un autógrafo o con una foto».

Publicado en Diario Uno

Presentan ‘Corrupcionario Mexicano’; “me reí y sentí acidez”: Diego Luna

Por Diego Martínez

“Está en nosotros cambiar esta triste realidad”, señaló el actor mexicano, Diego Luna, al presentar el ‘Corrupcionario Mexicano’, que aborda la corrupción en México, sus términos y a algunos de sus protagonistas.

“Para que este país cambie, hay que dejar la comodidad a un lado, nos vamos a tener que involucrar todos”, indicó Luna, quien escribió el prólogo, durante de la presentación del libro, impulsado por la organización Opciona, en el Museo Memoria y Tolerancia frente a la Alameda Central de la Ciudad de México.

Relató que el proceso para participar en el proyecto, consistió en leer el el texto, “y me reí, hasta que de repente me dejé de reír y sentí acidez, me sentí muy incómodo conmigo. Me encanta que le pone nombre a las cosas, trata de darle un significado”.

Indicó que “no es lo mismo la corrupción en el sistema político, que la de aquellos que están sobreviviendo y no tienen otra opción”.

“La corrupción se da donde no hay un mecanismo sano de sobrevivencia”, consideró.

Además dijo que “no puede ser que aceptemos que para abrir un changarro hay que dar una mochada”.

Al ser el autor del prólogo “de alguna forma represento al lector, soy ese primer lector que le dan chance de contagiar a otros lectores. Escribí como 18 prólogos que rompí y no envié”, mencionó con una sonrisa sobre su rostro.

En tanto, el presidente de la organización Opciona, Alejandro Legorreta, declaró que “hoy más que nunca estoy optimista del México que viene. El ‘Corrupcionario’ es un trabajo académico… buscábamos conocer cómo vive y convive cada mexicano con la corrupción. No vivimos y convivimos con la corrupción de igual manera”.

El objetivo del libro es “que permita la reflexión de cada uno de los ciudadanos. En este libro nos vemos reflejados todos. No hay un político corrupto sin la participación de uno o varios ciudadanos o empresarios”.

“Nos gusta mucho señalar pero el cambio empezar por uno mismo”, enfatizó.

Aclaró que “no es un trabajo para salir a decir lo mal que está México, es para decir:estamos consientes de un problema muy grave como la corrupción… A toda crisis hay una oportunidad. Nosotros lo vemos como una extraordinaria herramienta de reflexión y acción, para asumir las responsabilidades que a todos nos toca”.

Lo ilustran moneros

El ‘Corrupcionario’ está ilustrado con caricaturas políticas de 14 moneros, entre ellos Cintia Bolio, Helio Flores, Daniel Camacho, Rapé, Patricio, Rocha y Rictus.

Durante la presentación, Cintia Bolio, comentó que los caricaturistas políticos “somos de lo peor”.

Pero explicó que a través de su trabajo, reflejan las “ganas de mejorar, de salvar al mundo, de mover a México mucho mejor que Peña Nieto”.

“Podemos aportar a través del humor, es la herramienta de comunicar más efectivamente”, comentó.

La caricatura política “es un espejo incómodo, pero también es bastante efectiva”, añadió.

También enfatizó que “si no somos parte de la solución, somos parte del problema”.

Dentro del Corrupcionario Mexicano se encuentran un sinfín de términos representativos de nuestra corrupta realidad; entre ellos aparece el famoso caso de la Casa Blanca, investigación periodística presentada en este sitio de noticias. Dentro del libro queda definida de la siguiente manera: “Imponente ex mansión de la primera dama, quien, con el sudor de su frente, ahorró millones de pesos durante décadas para un día proclamarse indiscutiblemente como “La Dueña”. Los envidiosos -haciendo caso omiso de la contundente explicación que ofreció nuestra pinshi diosa Galatzia- dirán que su marido tuvo algo que ver con la compra, pues quien prestó el billullo para que la dueña se armara del inmaculado cantón se ha beneficiado por mucho tiempo de contratos con el gobierno”.

En el prólogo escrito por Diego Luna, señala que “hemos llegado incluso al punto de justificarnos (nosotros que no somos políticos), diciendo que nuestras acciones de corrupción son un acto de venganza y justicia en respuesta a las estructuras corruptas que hoy rigen en nuestro país… Hace falta actuar en nuestro día a día como nos gustaría ver a nuestros políticos trabajando, sólo así sentaremos un precedente y podremos exigir que nuestro representantes lo hagan también”.

Publicado en Aristegui Noticias

No podemos aceptar la corrupción como parte de nuestra realidad: Diego Luna

Diego Luna participó en la presentación del libro ‘Corrupcionario Mexicano’, obra que pretende motivar la reflexión sobre la realidad en la que se vive en este país.

Sin importar la condición socioeconómica, la mayoría de los mexicanos caemos en esta falta, la corrupción, en ocasiones sin estar conscientes de ello; desde las altas esferas políticas hasta quien paga por apartar un lugar en la fila del IMSS para no perder su consulta.

El actor mexicano, a quien veremos en los próximos meses en la cinta ‘Rogue One: A Star Wars Story’, fue el encargado de escribir el prólogo de esta publicación de Grupo Opciona y editado por Grijalbo, en el que se plasman diferentes términos de la vida cotidiana del mexicano, con los que califica diferentes acciones relacionadas con ‘la transa’. “Yo de alguna forma represento al lector, al que le dan voz y le dan chance de compartir su primera reacción. El acercamiento con Alejandro Legorreta (director de Opciona) fue muy sencillo, primero me invitó a platicar sobre corrupción con empresarios donde se generó un diálogo y una reflexión”

‘Aviador’, ‘dedazo’, ‘hueso’, son algunos de los términos que podemos encontrar en el Corrupcionario, mismos que están ilustrados por diferentes moneros que le dan ese toque irónico y sátiro a las palabras con las que ya nos acostumbramos a vivir día a día. “Este libro nos orienta a cómo aprender a sortear esta terrible realidad que hemos permitido y así nosotros poder cambiarla. Lo leí, me reí… hasta que me dejé de reír, hasta que me empezó a dar acidez. Empecé a sentirme incómodo conmigo”

Diego Luna hace un llamado a iniciar el cambio, aclarando que la educación es fundamental para erradicar este problema. “No es lo mismo la corrupción en el sistema político que la de aquellos que están sobreviviendo día a día. No es lo mismo el político que desfalca al estado que la señora que tiene que dar un moche para poder comprar sus medicinas. Todo esto tiene que ver con una realidad que no podemos aceptar, hay que conocernos como parte del problema para poder ser parte de la solución”

Publicado en Sopitas
También podría gustarte