Huellas de la memoria

“Huellas de la Memoria”, un tributo a los más de 30,000 desaparecidos en México desde París
Son 40 pares de zapatos.
Uno de estos pares podría pertenecer a tu padre, a tu hermana, a tu tío, a tu sobrina.
Sin importar condición social, mucho menos posición económica aquellos desaparecidos-as eran arquitectas-os, policías, migrantes, estudiantes, campesinos, mujeres, activistas, hombres, seres humanos que un día desaparecieron sin dejar huella, lo único que queda es su memoria.
Me topo de frente con Alfredo López Casanova, artista mexicano nacido en Jalisco quien sin dudarlo me da una breve explicación del porqué realizar una exposición itinerante por Europa denominada “Traces de la mémoire”, Inglaterra, Francia, Italia y Alemania serán los países que albergarán la exposición en su primera etapa.
Charlamos en el “Hall” de DOC, un espacio francés artístico situado en el arrodissement 19 de París adornado con los grabados de mujeres que reflejan su resistencia ante tanta violencia en México contra ellas.
“Estamos hablando de 7 a 8 muertes diarias de mujeres en México”.
No sólo se trata de los 43 estudiantes de Ayotzinapa, es también una denuncia contra el feminicidio.
“Se trata de una manifestación, de una resistencia colectiva y un homenaje para las miles de víctimas de desaparición en México y en América Latina desde 1970 hasta nuestros días”, me dice Alfredo.
López Casanova confiesa que todo comenzó en aquella marcha de mayo del 2013 en donde utilizó zapatos como un objeto de denuncia.
“Huellas de la memoria” es una ventana para decirle la verdad al mundo de lo que está pasando en México, dice el autor del concepto de los zapatos con suela verde, el color de la esperanza confiesa, por encontrarles con vida.
El gobierno federal posee toda una estrategia para minimizar las desapariciones sobre todo a nivel internacional, “México engaña a Europa, hay mucho dinero invertido en la política diplomática, sólo hablan de un país turístico y de su gastronomía”, me dice Alfredo.
De acuerdo a la información que se exhibe, son “30,942 personas no localizadas” según cifras dadas por el gobierno de manera oficial, no obstante, las reales se triplican y es que estas desapariciones son perpetradas por el estado –policías o militares-.
Además, en el país se vive una crisis humanitaria porque el gobierno permanece sordo y ciego ante las denuncias e incluso buscar intimidar a las familias que se atreven a denunciar la implicación de funcionarios públicos en la desaparición perpetuando así la impunidad.
En un mapa que se ubica en el muro frente a los 80 zapatos que penden de las “almas de los desaparecidos” se lee la realidad del país, esa marea roja que cubre a México y que el gobierno le niega al mundo.
40,000 restos de huesos encontrados en Coahuila.*
250,000 fragmentos de huesos hallados en Nuevo León.*
125 fosas clandestinas y 253 cuerpos encontrados sin vida en Veracruz.*
438 restos de huesos descubiertos en los municipios de Moyoapan e Ixtaczoquitlán del estado de Veracruz, también.*
6,000 restos de huesos también en el estado de Veracruz, en San Rafael Caleria y Amatlán de los Reyes.*
650 cuerpos encontrados sin vida en Baja California, en el Predio La Gallera, Loma Bonita, Ojo de agua, Salvatierra y colonia Alemán .*
70 cadáveres en Sinaloa encontrados por el grupo “Las Rastreadeoras”.*
105 cadáveres en el estado de Guerrero, en Iguala, Chichihualco y Acapulco.*
Pero, ¿Quién busca a los desaparecidos en México?
Asociaciones y grupos que al ver la incapacidad del gobierno mexicano, se han organizado a lo largo y ancho del país.
“Grupo Vida” en Coahuila; “Fuerzas Unidas por los Desaparecidos de Nuevo León”; “Colectivo Solecito”, “Colectivo Familias Desaparecidas en Orizaba-Córdoba” y la “Brigada Nacional de Búsqueda”, todas ellas en Veracruz; el Comité “Los Otros desaparecidos de Iguala” en Guerrero; “Las Rastreadoras” en Sinaloa; “Unidos por los Desaparecidos en Baja California, son algunas de las organizaciones que buscan a sus seres queridos que de un día para otro desaparecieron.
Los números de desaparecidos según el Estado, vistos por última vez al 30 de abril de 2016 en el país son:
Baja California, 1,262; Sonora, 1,110; Jalisco, 2,412; Michoacán, 1,070; Guerrero, 1,236; Edomex, 2,852; Tamaulipas, 5,732; Nuevo León, 2,273; Coahuila, 1,480 y Chihuahua, 1,799, etc, etc., las cifras van en aumento.
Más de 30,000 desaparecidos y que el gobierno dice no saber dónde están, ni qué pasó.
Alfredo me explica, que actualmente no hay una Ley Nacional sobre las Desapariciones Forzadas, “Hay tres iniciativas de ley, dos por las familias de los desaparecidos y una propuesta por el gobierno federal”.
Hasta el momento México sigue sin tener una ley. 500 diputados y 128 senadores y no pueden aprobar una, mucho menos aplicar una política pública en favor de las víctimas.
Esta exposición se realizó en el marco de una semana dedicada a nuestro país, “Desaparición y Resistencia en México” e incluyó eventos culturales y sociales del 1 al 9 de abril en París.
Contó con la participación de la Compagnie Il Palinsesto; el artista Alfredo López Casanova, miembro del colectivo “Huellas de la memoria”; María de Jesús Tlatempa, madre de uno de los 43 estudiantes desaparecidos de la Escuela Normal “Raúl Isidro Burgos”; Suzanne Lebeau de l’équipe Espace Galop -Compagnie Les Indomptés; los grupos “Los Jaraneros» y «A la Diabla» de rock mexicano; representantes de Amnistía Internacional Francia, el Colectivo París-Ayoytzinapa, “Mujeres bordando por la paz” y el apoyo del filósofo Michel Eltchaninoff, autor del libro “Les nouveaux dissidents”; el Colectivo “Tierra y Libertad Wallmapu Paris” y el Collectif 8 juillet.
“Yo soy Bertha, busco a mi hijo Patricio Barrera Corona, desaparecido desde que fue detenido en Turicato en el Estado de Michoacán, el 29 de septiembre de 2009. Extraño a mi hijo, él me falta para encontrar la paz en mi corazón. Tus pasitos de baile, tus chifliditos al pie de mí ventana y tus abrazos me faltan”.
Publicado en E-Consulta
También podría gustarte