Señorita María

Por Pedro Adrián Zuluaga

La verdad os hará libres: ‘Señorita María: la falda de la montaña’

Las películas de Rubén Mendoza suelen tener brillantes, envolventes comienzos. En La sociedad del semáforo, después de los créditos con el audio de Agarrando pueblo, y el título sobre fondo rojo (que se repite en Señorita María), vemos un embotellamiento –¿caprichoso?– de ambulancias. Memorias del calavero parte con una conversación telefónica entre el director y su personaje (“el Cucho”), que define la tensión sobre la que estará sostenida la película. Señorita María, la falda de la montaña, su quinto largometraje, arranca con una cámara que avanza por carreteras principales y secundarias de los Andes colombianos, hasta que se encuentran con una espalda de mujer –la señorita María– que nos conduce hasta la casa-templo donde ella practica sus rituales de cuidado de sí misma, de los animales que la acompañan y de su entorno.

La película termina con esa misma cámara que retrocede, duda si detenerse un momento –y quedarse con la señorita– y finalmente abandona al personaje. Pero la María Luisa que la película deja sola no es la misma del comienzo. Ahora camina de frente; la película la llevó al difícil, angustioso reconocimiento de un saber sobre ella misma, una verdad que no tiene límites ni remedio. Pero ¿es solo su verdad? Se precisa un extremo (¡ay, tan colombiano!) de indolencia, para suponer que la violencia que la vida arrojó sobre María Luisa le incumbe solo a ella. Mendoza ha dirigido un documental magnetizado por la fuerza individual de un personaje, en el que resuenan, nítidas, las múltiples violencias que nos asedian.

María Luisa nació en un cuerpo de hombre, pero desde muy joven decidió vestirse de mujer y hacerse llamar como la Virgen María. En vez del silencio (de los actos y de las palabras), que ratifica el poder de los violentos, ella disputa el orden patriarcal con sencillos y vehementes gestos: hacerse un lugar en el mundo, en su comunidad, en la iglesia misógina y homofóbica, en las procesiones con la música de una banda de pueblo. Como La mujer del animal, de Víctor Gaviria, Señorita María, la falda de la montaña nos pone frente a algo que es siniestro y hermoso a la vez, y que tiene que ver con nuestro origen negado: el campo. Ambas son películas que nos obligan a ver lo que no queremos: que venimos de ese forcejeo entre naturaleza y cultura, de los crímenes de nuestros padres, de los incestos y tabúes, de una sexualidad ominosa. Y que el precio que debemos pagar por ser otra cosa, por liberarnos, es aceptar esa verdad. ¡Debemos ver!

Mendoza actúa aquí como un intermediario para que esa verdad salga a la superficie; él le pregunta a la señorita María, con su cuerpo fuera de cámara, desde cuándo ella escogió su nombre y cuestiona su fe en que será transformada, pues Dios –le dice Mendoza– no es un cirujano que va a venir a cambiar su cuerpo de hombre. Lleva al personaje, con algo de tosquedad, al reconocimiento de su dolor y su secreto. Es fácil pensar que el realizador transgrede el pudor que debe tener un cineasta. Vivimos en una época harto pacata, cómplice del silencio y enemiga del conflicto. De mi parte celebro las incisiones que Mendoza hace al tejido de convenciones y mentiras en el que todos parecemos tan cómodos. Lo celebro porque pienso que, intuitivamente, con esa manera brusca, está reconociendo la grandeza de su personaje, se está rindiendo ante la lección de su fe.

La señorita María es un personaje de índole franciscana y la película le permite entonar su propio canto de amor al universo. María Luisa es siempre más que su sufrimiento. Es una fuerza descomunal que insulta, sueña, se rebela, actúa. Lo más lejano al vampirismo de la miseria. Mendoza logra aquí su mejor trabajo hasta ahora y, paradójicamente, el más convencional. La convención de la estructura está sacudida por la transgresión de su personaje y del mundo que retrata. “La verdad os hará libres”, se lee en un altar de la iglesia en la que la señorita María se arrodilla. La película asume esa lección. También ella se libera y nos libera.

Publicado en Revista Arcadia

Rubén Mendoza, la belleza en la rebeldí

Hace apenas una semana el director y productor francés Barbet Schroeder, una institución en el cine, dijo que Señorita María, la falda de la montaña, era una película maravillosa en cada minuto, una experiencia única y que, por momentos, lo había vuelto cristiano.

En este documental, el caleño Rubén Mendoza reconstruye una historia de identidad y representación que supera un acercamiento o mera interpretación de género. Es simple: pensar en la figura de una mujer trans en un pequeño pueblo conservador y católico es escandaloso.

Señorita María acaba de participar en uno de los festivales de documental más importantes en el mundo: el Internacional de Cine Documental de Ámsterdam –IDFA–.

El director conversa sobre esta cinta que se podrá ver en el cine comercial del país desde este jueves.

¿Cómo nació el interés de este personaje?

“Siempre aclaro en estas entrevistas que antes de hablar de personaje hablo de persona. En el caso de Señorita María, lo que me deslumbró fue encontrar a alguien en un contexto como ella y que estuviera viva. Me acerqué impresionado como un turista y con la primera impresión de vida por lo que sentía por su género. Rápidamente mi curiosidad desbordó eso. Su presencia, alegría y la misma manera en que ella era, lo hizo pasar a un segundo plano”.

Va más allá de ser travesti o cualquier condición de identidad…

“Primero, ella no es ninguna travesti. Es una mujer porque eso es lo que ella quiere ser. Segundo, si hay algún término para aplicarle es una mujer transgénero. Esa es una de las suposiciones un poco tristes cuando una persona ha decidido ser coherente con su libertad y tomar algunas decisiones respecto a su vida”.

Ni siquiera es una representación de género…

“De lejos la película no es para nada una cosa sobre el género. Al contrario, es un tema que, tanto en la película como en la vida real, la evidencia supera muy rápido la visión de género. Si voy a hablar de una montaña y digo que la montaña es rocosa, pues es rocosa. Para mí es simplemente un rasgo de un retrato”.

Además el personaje tiene una fuerte carga de representación: mujer trans, pobre, campesina…

“No me gusta adelantarme a las interpretaciones porque son cosas muy personales. Es un filme en que la gente entra de una manera y sale de otra. Seguramente en Colombia es muy fácil mirar con desprecio a quien es diferente, o inclusive matarlo, como sucede a veces, pero he podido ver que la gente sale viendo la Señorita de una manera diferente. No subestimo al público colombiano, sé que es víctima de campañas de desinformación, que es muy manipulable por el odio político, como lo pueden ver de una manera ustedes muy tangible en Antioquia. Sin embargo, por encima de eso veo a un público con un corazón noble, con un asunto de hermandad y de amor que le encuentra una nueva arista a la película”.

¿Por qué le interesan lo outsiders en sus cintas?

“Porque en este mundo uno está obligado a estar descontento. Este es un mundo regido por el odio y gobernado por gente a la que le importamos un culo. A mí me gusta la gente que se sale de la carrilera y vive de otra manera este único chance de pasar por el mundo. Por eso me interesan, porque me inspiran, porque encuentro en la rebeldía una de las concentraciones más grandes de belleza”.

Publicado en El Colombiano
También podría gustarte